domingo, 24 de junio de 2012

Falta todo el rojo.

Igual que cuando aprieta un poco fuerte de más los dientes al tener mi pezón en medio. Igual que cuando hay prisa por meterla antes del calentamiento. Igual que cuando pierdo la noción del sexo y abro demasiado las piernas. Igual que cuando sus ganas me tiran mal del pelo al estar entre sus piernas. Igual que cuando la emoción mueve muy rápido y descompasada mi mano. Igual que si no tengo cuidado al combinar dientes y lengua al rededor de su miembro. Igual que cuando me levanto de su cama y agradezco la posición de la silla y el escritorio. Igual que cuando nos pasamos de pasión temporal arrodillados. Igual que estar una tarde a su lado sin sentirlo. Igual que cuando su dedo se pasa al penetrar. Igual que cuando su cachete sexual se repite más de tres veces. Igual que la primera vez. Igual que cuando empiezan las dudas, aunque luego se calmen. Igual que cuando me lo hace tan placenteramente fuerte. Igual que un chupón al lado del pezón izquierdo. Igual que un mordisco sexual en el clítoris. Igual que follar quemado por el sol. Duele igual que.

No hay comentarios: