sábado, 17 de diciembre de 2011

Blue Valentine.

Y es entonces cuando abro los ojos, después de los primeros gemidos. Miro hacia abajo. Sobre mis rodillas. Y veo su cara. Bueno en realidad veo su pelo rubio y mis dedos confundiéndose con sus mechones. Y llega uno de los mejores momentos. Sin detenerse, levanta la mirada y me clava en mis pupilas su mirada azul clara transparente. Me muerdo el labio inferior. Ambos sabemos lo que significa. Y él continúa donde nunca lo había dejado hasta que se me hace imposible el continuar. Ganas. Sexo. Ganas de sexo.

No hay comentarios: