sábado, 22 de enero de 2011

Y no te preocupes por la recaída, que sea la más fuerte.

- ¿Recuerdas cuándo fue?
- Nueve días atrás, noche de alcohol y luces baratas.
- ¿Recuerdas la secuencia?
- Todo fueron monosílabos negativos, hasta darte cuenta de que no somos capaces de abandonarnos.
- ¿Y lo de después?
- Abrir tu regalo. Bajarte las medias. Subirte a la escalera más alta. Contra la pared. Escapar de la mano. Besarte mil millones de veces, como aquellos meses. Volver al mismo punto. Desnudarte entera. Hacerte el amor como siempre, porque eso es algo imposible de cambiar, no por no poder, si no por no querer. Volver a dejar que cruces esa puerta, muy a mi pesar, por tercera vez en cuatro meses.
- Y a pesar de que todo volvió a ser perfecto, ¿sabes qué fue lo que me sigue haciendo sonreír?
- No sé..
- Que nunca nadie antes me había cantado nada por la ventana, ningún chico habría gritado mi nombre dos pisos por encima de mí. Y gritarme a los cuatro vientos el día exacto para volver a vernos.
- (8) Lindas pompas de jabón (8)

No hay comentarios: