sábado, 22 de enero de 2011

Terapia contra el miedo: sexo sin control.

- Tengo miedo.
- ¿Por irte?
- No. No me asusta marcharme,porque conozco todo aquello que me está esperando y sé que me encanta. Pero tengo miedo de no ser capaz de olvidarte. Y no me refiero a sacarte de la cabeza,no. Eso con un clic y luego dos más estaría hecho. Fuera de mi mundo. El tiempo haría el resto.
- Entonces,si tan fácil es olvidarme,¿qué temes?
- Temo no olvidar las ganas que tengo de acostarme contigo. Temo no olvidarme de tu cara cuando la metes la primera vez. Temo no dejar de escuchar tus gemidos en mi oído. Temo no dejar de sentir el tacto de tu lengua. Temo no olvidarme de la manera que tienes de abrazarme,siempre en el punto exacto,para que suene de verdad. Temo no encontrar más amantes como tú.
- Sabes que como yo no hay más. Y mejor es muy difícil.
- Me da igual lo difícil que sea,siempre que esa situación llegue a ser real.

No hay comentarios: