sábado, 22 de enero de 2011

La penúltima vez.

¿Preocupado porque se me hayan olvidado las partes del medio? Tranquilo, todavía las tengo demasiado presentes en mi sexo, en mis labios, en mi lengua, en mis pechos, en mis nalgas, en mis rodillas, en mis manos, en mis ojos, en mis pies… como para poder olvidar la última vez que hicimos el amor. No se me ha olvidado que después de llegar al orgasmo tengas los pies fríos, como en aquella película. No se me ha olvidado la manera suave de hacer sensual la postura más sucia. No se me ha olvidado como te acercaste al lado derecho de la cama, me abrazaste, suspiraste en mi oído y pediste permiso para entrar. No se me ha olvidado el modo en el que pides que te abrace y dejas que me duerma encima de ti. Tranquilo, todavía no se me ha olvidado ninguno de estos instantes… los tengo tan presentes como tú.

No hay comentarios: