sábado, 22 de enero de 2011

El sexo es algo recíproco: verdad.

Según sus palabras dijeron,ella era a la primera que se lo hacía. Y como con cada gesto y manera que hablan de sexo y salen de él, sonó perfecto. De ella aprendió a descender por un cuerpo desnudo hacia el mayor de los precipicios. Supo dónde detenerse momentáneamente y acertar incluso con aquellas palabras,repetidas por el miedo a fallar. "Tranquilo,sabes demasiado bien cómo usar la lengua cuando se trata de mi cuerpo y mis ganas".

No hay comentarios: