viernes, 10 de diciembre de 2010

Treinta y uno de agosto.

Siempre negándose a aceptar la realidad. La realidad del poder que tiene el apetito sexual. Y más cuando de ellos dos se trata. Sabían que el día iba a ser largo. Todo empezaba cuando el sol todavía brillaba a última hora de la tarde y el alcohol empezaba a llenar vasos de plástico del supermercado. Buscarían un encuentro sorpresa, eso se habían dicho. "Noche de alcohol, amigos y rock de orquesta". Pero una vez que el sol desapareció, las cosas cambiaron. Era el último día del segundo mes que por teoría en el norte se corresponde con el verano. Justo catorce días antes de que todo cambiase de una forma radical que no podían evitar. De igual modo que él no pudo evitar marcar su número y descubrir que la noche hacía tiempo que había empezado. Ambos llegaron un poco tarde para escuchar los temas míticos de los noventa, pero era la hora exacta para escuchar cada mirada y cada gesto que el otro pronunciaba. Cuatro letras con rotulador y una verdad que todavía perdura. Se alejaron de la muchedumbre para buscar intimidad en aquella tienda de campaña fácil de usar. Camisetas que guardaban mensajes irónicos por el suelo se mezclaron con las hojas y el sudor. Pantalones que se quedan sostenidos por un milímetro en sus pies. Bragas, sujetador y calzoncillos que se pierden por cada esquina para no ser encontrados nunca. Y empezaron a hacer el amor como aquel paisaje se lo estaba pidiendo, salvajemente. No podía quedar ningún hilo de la lona sin ensuciar con sus cuerpos. Se negaban a que aquello terminase, estaba tan bien que lo último que querían era ponerle punto y final. Entonces, encontraron la mejor manera de hacerlo... pasar la primera noche juntos, desnudos, cubiertos por una manta de estrellas, ella arropada con sus brazos bocabajo y el tapado con su delicado cuerpo encima. Las partes que necesitaban más contacto intrapersonal estaban en el punto exacto como deberían estar siempre. Así, sí que pudieron ponerle el punto y seguido hasta el sol siguiente.

No hay comentarios: