martes, 21 de diciembre de 2010

De 15 a 20 en poco tiempo.

Ella. Ingenua criatura capaz de imaginar que cada persona que camina por la tierra tiene el mismo fondo. Tiene veinte años para tomar la decisión de buscar oportunidades a dos mil kilómetros de todos aquellos que le harán falta cada mañana. Ser madura para afrontar determinadas situaciones como pérdidas familiares o afrontar fallos de amigos. Tiene veinte años para poder organizar cada etapa de su vida, cada movimiento profesional o familiar. Pero cuando se trata de amar, todo cambia. Se convierte en la niña estúpida de quince asquerosos años de la que cada inmaduro se puede reír cuanto quiera sin importarle una décima lo que ella sienta. A base de hostias, se da cuenta de quién es realmente cada uno, porque quien debió de luchar y por quien no mereció la pena. Caer y levantarse. Ahora tiene toda su vida por delante apra comportarse como una mujer de veinte años que es en cada uno de los aspectos de su vida. Y con mucha más razón, a la hora de amar.

No hay comentarios: