martes, 23 de noviembre de 2010

¿Qué ha pasado?-

Corrí el riesgo de con una pregunta y dos respuestas todo se terminase en aquel preciso instante. Pedía demasiada sinceridad, la que siempre había negado. Todavía desconozco el motivo que me impulsó a expulsar mis palabras. Supongo que el saber de mis actos y la necesidad de destapar la venda de la ignorancia convertida en falsa felicidad. Sé que no significo el fin de lo que sea que exista en medio de ti y de mí, pero no sé si nos ha hecho más fuertes en algún otro aspecto. Sé que ahora, sea en el lugar que sea, corres peligro. Y sabes que cada noche, él roza mi piel. Yo te puedo asegurar que no irá más allá de cuatro palabras y dos risas sin ningún tipo de importancia o pretensión. ¿Tú me puedes prometer lo mismo? Siento que me he perdido.

No hay comentarios: