lunes, 22 de noviembre de 2010

Ingenuo el mundo ajeno-

Cuatro horas de sexo, veinte minutos de conversación telefónica con la excusa de oír esa voz y un te quiero más sincero que nunca. Todo nuestro esperado y ansiado encuentro se podría resumir de esta manera errónea a la perfección.

No hay comentarios: