martes, 19 de octubre de 2010

Toque!

Vale, lo admito. Me gusta más cuando me pillas por sorpresa por las mañanas. O cuando vuelvo a casa en mi descanso y tengo algo justo después de comer. O que me dejes llamadas perdidas para que corra al ordenador. Sí, esos minutos me encantan. Que sí, que son lo mejor de cada día. Pero que sepas que el dar por sentado la conversación telefónica del viernes, es algo que me encanta más todavía.

No hay comentarios: