martes, 26 de octubre de 2010

Reflexiones interiores (III)

Estaba demasiado ciega en él como para poder verte. No quiero decir que me arrepienta de haber vivido con él, porque sería mentir. Pero si de algo sí me puedo arrepentir fue de no haber abierto antes los ojos y haberte dado una oportunidad mucho antes. Al pensarlo pienso en que podrían haber sucedido dos cosas: haber tenido una relación de más tiempo o que hubiese sido más corta. Es algo que nunca sabré.

No hay comentarios: