viernes, 24 de septiembre de 2010

Que caiga el diluvio universal.

¿Recuerdas que te decía que me gustaba la lluvia? Que a ti también, ¿a qué sí? Pues a miles de kilómetros sin poder decírtelo a la cara, no me gusta de la misma manera. Me consuela el pensar que ahí también caigan millones de gotas que de alguna manera será como si nos conectasen. Odio darme cuenta de lo duro que puede llegar a ser esto sin ti. ¡Mándame un beso en cada gotita,anda!

No hay comentarios: