lunes, 13 de septiembre de 2010

Cuqui :)

Toda la vida juntos… ¡ay, no, que sólo son dos putos años aguantándote! ¿Quién nos lo iba a decir, eh? Hace unos años ni hola nos decíamos por los pasillos del instituto y ahora vas a ser una de las personas a las que más eche de menos. Es lo que tiene pasar tantas y tantas y tantas horas contigo, al final hacen mella. Has estado en cada uno de los momentos más importantes de mi vida: cumplir dieciocho, sacar el carnet de conducir, la universidad, raparme (que en el fondo fue tu puta, lo sé). Ya no te tendré cada mañana riñéndome por perder el 15, ni de cocinero para hacerme de comer, ni para odiar conjuntamente a la señorita Escuela de Idiomas, ni de compañero de limpieza, ni podré tirar de ti para que salgas siempre que quiero, ni poder darte cariñitos, besitos y abrazos… ¿quién te va a querer ahora tanto como lo hice yo? ¡Nadie! Pero no te preocupes, porque tres meses pasan volando y el 17 ya te iré a llamar para darte un achuchón. Espero tu discurso de despedida, en el que me dices que esperarás a cuando vuelva para pedirme salir, que me dirás lo mucho que me quieres y lo horrible que será soportar un año más sin mí. Sabes que llorarás tú más que yo, ¿verdad? Gracias por ser así Ser.

Te quiero muchiño J

No hay comentarios: