miércoles, 25 de agosto de 2010

Y nada más.

- ¿Estás seguro?
- ¿De qué?
- De que hemos llegado a nuestro final.
- Estoy en un mar de dudas.
- Pues creo que ha llegado el momento de elegir blanco o negro. Se han terminado los matices. O se sigue adelante con todo o se deja todo de raíz.
- Yo quiero mirar el móvil cada día y ver que me has llamado.
- No me pidas eso...
- Sé que va a llegar el día que te tenga delante, que llegará el sábado y querré estar contigo.
- No, me iré...
- Quiero besarte...
- No, no me pidas nada de esto. Si has decidido dejarlo, lo tenemos que dejar de todo. Cortar toda la comunicación posible que tengamos entre nosotros.
- ¿Pero quién dijo que tenemos que dejarlo del todo, radicalmente y ya?
- Tú...
- No. Sólo te dije que te doy carta blanca para poder conocer a otro chico que quiera mantener contigo una relación a distancia, pero que lo que más quiero en este momento es a ti, poder estar contigo hasta el último día que te vayas y esperar a ver qué ha pasado entre nosotros a tu vuelta.
- Hagámoslo.
- Nunca he dejado de intentarlo...

No hay comentarios: