sábado, 28 de agosto de 2010

Una vez más,

sólo puedo volver a decir gracias.
Porque terminamos el año, sí, de la mejor manera posible. Perdimos la Copa del Rey, pero estábamos en la final para poder pelear por ella. Ganamos la Europa League, como se le llama ahora a la vieja UEFA. Dios, cómo vibramos, cómo sentimos ese partido. Hacía tiempo que no lo hacíamos tan bien. Pero bueno, fuimos fieles a nuestro juego. Si no sufríamos hasta el último minuto, no éramos el Atleti. Pero ayer no. Ayer nos engañasteis. Dejasteis el sufrimiento apartado a un lado, sólo los primeros minutos de las dos partes aparecía ese rasgo característico de nuestro equipo. Pero después de habernos acostumbrado al terreno monegasco, bailamos a los italianos, a esos que visten de negro y azul marino, esos que presumen de haber ganado cinco títulos en un año, que tienen la cabeza muy alta por haber pasado por encima del señor Barça para conquistar la Champions. Todo un grande como el Ínter de Milán haciendo nuestro papel, sufridores. José Antonio abrió la lata, Sergio sorprendió a esa defensa-muro impenetrable y David les quitó el caramelo de la boca debajo de los tres palos. Gracias chicos por hacer que esta vez fuese más fácil, por volver a hacernos disfrutar de un partido más y por tener otra copa más por la que beber una victoria europea. GRACIAS COLCHONEROS.

No hay comentarios: