sábado, 21 de agosto de 2010

Perfectos.

Y ahora podemos pararnos y mirar atrás. Se me dibuja la más perfecta de las sonrisas al ver que todo lo hemos hechos bien, que nunca nos hemos fallado. Pintamos la perfección en cada beso, tú la dibujaste en cada sonrisa, yo la inventé con cada palabra, la gravamos para la eternidad con cada gesto, la retuvimos dentro de nosotros en cada abrazo, la llevamos a su máxima expresión en cada encuentro carnal. Hicimos que la perfección existiese a corto plazo. No nos hemos equivocado en nada y me encanta.

No hay comentarios: