martes, 24 de agosto de 2010

No te vayas,anda!

Cuando ya no hay vuelta atrás es cuando tienes que tomar la decisión de hacer todo lo contrario a lo que quieres para estar bien. ¿Me estás diciendo que dentro de un tiempo dejaremos de estar mal, que pensaremos el uno en el otro y estaremos bien, que va a doler menos? Sabes que te digo, que puede ser. Sí, claro que puede ser. Cuando lo único que se te pasa por la cabeza es pasar ese tiempo buscando otro par de tetas que sobar, claro que todo se hace más fácil. Pero yo no. Dentro de menos días de los que ahora quisiera me alejo de toda mi vida a miles de kilómetros de distancia. No voy buscando una polla nueva que consiga darme el placer que necesito, ¡qué va! Ningún miembro viril, sea del tamaño que sea, podrá saciar mis necesidades. Lo que voy a necesitar allá es saber que la gente aquí no ha cambiado, que sigue estando en el mismo lugar en el que la he dejado, o por lo menos que sigue acordándose de mí. Sé que mis amigos estarán por muy lejos que haya querido irme, pero sé que tú no. Y eso es lo que necesitaría, saber que estarás aquí, hablándome al otro lado de la pantalla, saber que todo te va bien y que si tiene que ser, que a la vuelta sigas teniendo ganas de mí. ¿Sabes? Te necesito a ti.

No hay comentarios: