jueves, 22 de julio de 2010

Número a-desconocido.

Parece mentira que un sonido en el móvil pueda hacer sonreir a una persona de esa manera. Con sólo oír que tienen un rato se hacen felices mutuamente. Y que una llamada amplie el plazo media hora más, multiplican por cientos los besos que una pareja normal se pueden dar en ese tiempo. Quiero volver a besar de lado esta tarde.

No hay comentarios: