lunes, 19 de julio de 2010

Miedo.

Me gusta cuando una voz por teléfono me calma durante una tarde. Esperar unas cuantas horas para poder abrazarte no es nada comparado con el tiempo que nos queda por delante. R.

No hay comentarios: