lunes, 19 de julio de 2010

M.

- Era sólo atracción.
- Sigo sin entenderlo.
- ¿Qué no entiendes? Se movía bien en la cama. Lo probé y me gustó, no quise volver a decirle que no cuando me veía.
- No me beses. No me mires. ¡Quieto! ¡Vete con ella!
- ¿Estás segura? ¡Joder! Te acabo de decir que sólo era atracción...
- ¡Y que se movía bien en la cama!
- Pero no mejor que tú. Y por ti siento. Tú me importas. Déjame besarte y mirarte.

No hay comentarios: