sábado, 31 de julio de 2010

Lo que más quiero.

- ¿Qué coño es lo que quieres?
- No lo sé.
- ¡Joder! ¡Ya estamos! ¡Decídete! Te vas y nos olvidamos, ¿o me esperas?
- No quiero hablar de eso. No, ahora no.
- Entonces, ¿qué coño quieres ahora? Tienes esa cara qué pones de mirada perdida, sin saber cómo caminar, sin importarte si hacer o deshacer.
- Ya ves.
- ¡Me largo! ¡Te olvido! ¡Adiós!
- No, espera.
- ¿Para qué?
- Para que mi mirada deje de estar perdida, porque tú eres el que has marcado el camino y lo único que creo saber, es que tú eres el que tiene que quedar se a mi lado. Y hacer, sólo hacer. Hacer y hacerlo. ¿Quieres saber qué es lo que quiero ahora? Que me beses, como siempre, para que me calle. Que empieces por besarme en el cuello hasta dejarme un chupetón. Luego bajes sin dejar de besar, tocar, acariciar, sobar, probar cada poro de piel que vayas recorriendo. Y continúes recorriendo con tu aliento el resto de mi cuerpo. No te detengas ahí de pie, intentando huír porque no te digo que te quiero. Acércate a mi boca y muérdeme. Por favor.

No hay comentarios: