lunes, 26 de julio de 2010

Diferencias notables.

- Buen cambio.
- ¿Cómo dices?
- Que has hecho un buen cambio, pasar de mí a él. Olé.
- ¿Es eso ironía?
- ¡Qué va! ¡Para nada!
- Eres un imbécil, pensé que los años daban sentido y madurez, creo que me equivocaba.
- Sí, por supuesto. Son más maduros los de dieciocho.
- No sé el resto, pero él sí lo es más que tú. Él no se escuda en tonterías para dejarme sola. Él sabe lo que me gusta y lo hace.
- ¿Te refieres al sexo?
- Sí en gran parte. Él sabe cómo abrirme las piernas, metérmela y hacerme disfrutar. Sabe cómo calentarme antes y como mantenerme caliente después. Sabe cómo tratarme toda una tarde entre sus brazos y rentabilizar las horas muertas de descanso que tenga. Pero también sabe agarrarme de la mano y pasear muy despacio. Sabe dónde besarme para que me guste y tenga significado. Sabe exactamente cómo tratarme. Algo de lo que tú careces por completo. Adiós.

No hay comentarios: