miércoles, 28 de julio de 2010

Aunque no sea el mejor día para hacerlo.

Lo único que me apetece en una noche de verano en la que le calor es dolorosamente insoportable es que me abras las piernas y empieces lentamente para terminar haciéndolo a un ritmo desenfrenadamente impresionante. Tú encima mía, calor. Yo encima tuya, sudor. Tú y yo follando. Nosotros haciendo el amor. Y el resto da igual.

No hay comentarios: