domingo, 20 de junio de 2010

Tres de tres y sólo yo.

Tranquilo, ya se termina la cuenta. Deja paso a una nueva. Sólo yo y no te rompas la cabeza. Recuerda que no somos eternos hasta que nosotros decidamos serlo. Me gusta compartir el otro palo de la "X" cuando se trata de tu nombre en el remitente. ¡Ay que ganas de follarte en la playa la noche de un sábado de alcohol y fiesta! Dime que aguantarás una semana y será mi suerte. ¿Otro viernes de mañaneo, querido?

No hay comentarios: