miércoles, 30 de junio de 2010

Supongo que lo había subestimado.

No hay mañanas, ni buenos días, ni tardes, ni conversaciones. Y si eso me falta, no lo quiero.

No hay comentarios: