domingo, 20 de junio de 2010

Con la falta que me hace una de esas.

Me mata la incertidumbre de tener que esperar sin saber cuanto tiempo. Por lo menos cuatro o cinco días, pero no sabemos fijo. Aunque supongo que lo que más me abruma es el próximo miércoles. Noche de San Juan. Se supone que es noche de diversión con los amigos, noche de ahogar penas y celebrar victorias universitarias. Pero dentrás de la oreja retumba la noche del otro, el no saber qué pasará. Noche que marcará el camino a seguir, el todo o nada. Confío en que por delante venga un maravilloso verano, osease, el todo.

No hay comentarios: