lunes, 17 de mayo de 2010

Palabras que des-alientan.

Volver a empezar, al principio. Y hacer todo igual, pero sin permitir que te vayas. ¿Quieres jugar sin presión? Hagámoslo. Intentemos jugar a eso, quizás funcione. Si no, podremos acumular más recuerdos dentro de un cajón de memoria y líneas sobre un papel virtual. El simple hecho de rozarte es motivo suficiente para sonreirles. Sé que es imposible el inicio a partir de cero, pero también sé que tenemos el poder de darle al re-inicio y hacerlo bien, hacerlo mejor. No me digas que tengo que dejar que te vayas, no desdibujes mis muecas faciales de alegría. Sabes que podemos, ¡hagámoslo!

No hay comentarios: