lunes, 17 de mayo de 2010

No se trata de hacerse eternos en un tiempo parado,

es sólo cuestión de vivir cada segundo entrelazados en medio de un tiempo que corre a un ritmo vertiginoso, cuesta abajo y sin frenos.

No hay comentarios: