domingo, 16 de mayo de 2010

GANAS.

Si esperas a que llegue el día en el que no tenga ganas de hablar contigo, en el que no me importe si me saludas o ni me miras, siéntate y cárgate de paciencia. No llegará.

No hay comentarios: