viernes, 21 de mayo de 2010

(Casi)verano.

El estar tirada en mi toalla con el sol golpeando en mi cara y uno de los tres a mi lado, me volvió a traer aquellos momentos. Sol. Julio. Agosto. Una toalla y dos personas. Olas. Mar abierto. Bollas cerrando el mar. Calor, externo e interno. Risas. Confesiones. Dos mil ocho. Dos mil nueve. Besos. Abrazos. Y entonces me doy cuenta de algo: lo único que quiero es soportar este calor con él a mi lado, aunque sea una vez al mes, una a la semana, o pasarme el verano en la carretera y hacerlo cada día. Volver a estrujar aquellos pantalones azules cortos.

No hay comentarios: