jueves, 20 de mayo de 2010

Canción de amor.

Y nada más lejos de la realidad. Los rabos que me rodean no tienen ni idea del significado de esa palabra, demasiado ellos, poco tú. La cuestión es simple y sencilla, sexo. No te preocupes si todas nuestras conversaciones convergen en el mismo punto, es lo único que se nos da bien y todo lo que tenemos, sexo. Sólo quiero alcoholizarme y meterte en mi cama, por una cuarta sinfonía a nuestro son. No es porque me gustes, ni mucho menos. Es porque rellenas los huecos que él ha dejado en momentos de máxima necesidad. Para los otros, en los que sólo quiero dejar de pensar, me como la boca con el niño. Ya ves tú, cual es mi canción de amor actual, lejos de ti y de mí.

No hay comentarios: