domingo, 25 de abril de 2010

NUNCA IMAGINÉ PODER VIVIR SIN ÉL,

por una simple razón: es imposible.

No hay comentarios: