domingo, 25 de abril de 2010

HUYE.

Y todos me gritan ¡no,aléjate de él! Dicen que no puedo seguir haciendo yo más de lo que en su día hice. Que huya de él,por muy complicado que pueda parecer. Que vaya a contra su corriente. Pero no saben lo mucho que me cuesta. Lo mucho que me gustaría dejarme arrastrar por la corriente que me lleve hacia él,otro momentito más. Vuelvo al principio de mis pensamientos,en los que sólo había cabida para él. En los que me debato si hablar o no hablar. ¿Qué puede significar perder un poco más de mi dignidad?

No hay comentarios: