domingo, 7 de marzo de 2010

O por lo que nunca fui.

El no puedo ya no entrará jamás dentro de nuestro vocabulario. Un no quiero es mucho más efectivo y radical. Pero el no quiero nunca ha estado dentro de nuestras palabras.

No hay comentarios: