domingo, 21 de marzo de 2010

Nunca se para de crecer.

Esa es la única esquina que me queda para aguantarme sobre la tierra, sin apoyar los pies en ella. Levito, sobrevuelo, porque dicen que cuando pisas la realidad es lo peor que te puede pasar. Sueño, imagino y pienso. Pero a veces esas cosas también me fallan. No me doy cuenta y abro los ojos y ya te has ido. Creo que eso era lo peor que me podía pasar. Y pasó, sin más. Ahora... ¿a qué esquina me puedo subir?

No hay comentarios: