sábado, 27 de febrero de 2010

Big fish.

Dicen que cuando conoces al amor de tu vida, el tiempo, se para. Y es cierto. Pero lo que dicen es que cuando se vuelve a poner en marcha, lo hace aún más rápidamente para recuperar lo perdido.

viernes, 19 de febrero de 2010

Tú.

Te daría las buenas noches, hoy, mañana, el resto de mis días. Pero no lo hago por una simple razón de base: TÚ me tienes que dar esa oportunidad.

jueves, 18 de febrero de 2010

Gracias.

- Pasa de él. No te merece. Francamente mi opinión sobre él es la siguiente: creo que le gusta un día una y al siguiente otra distinta, no busca nada serio con ninguna porque no es capaz de darle eso a nadie. Tú buscas lo contrario y no es él. Lo sabes. Sabes a quien quieres de verdad, pero sabes también lo que hay, por eso intentas ocultarlo debajo de su figura. Déjale que él haga su vida de puterío y tú haz la tuya. No vale la pena que ahora también tengas que pensar acerca de él. Con uno es más que suficiente. Y ese uno, si no te da señales de vida, ¡ya no sé! Sabes que sobre él, sólo tú puedes decidir, sólo tú puedes llegar a saber algo de él. Pero también sabes cual es mi opinión. Ahora decide tú.
Atentamente, tu conciencia personificada.

13/02/2010

Aquellas palabras siguen retumbando en su cabeza, cada mañana que se despierta, cada noche que se duerme sola, retumban. Su proposición. Su corroboración. Las ganas. Todo lo que aquella hora se respiró entre ellos, continúa dentro de su cabeza. Así como él dentro de ella, sus palabras dentro también. Espera. Y espera. Y espera. Pero, por favor, dile algo. O sí, o no, pero algo. Le espera, le esperará.

viernes, 12 de febrero de 2010

Sólo se vive una vez.

"Tú decides cómo vivir tu vida". Por supuesto, el mejor acompañante para vivir la mía, está visto que no eras. GRACIAS.

Casi...

Lo confieso, hace dos días estuve a punto de hacerlo. Pero, no lo hice. Sí, a punto de meterlo en mi cama. Ya sé que ha estado, y dos veces además. Pero todavía nunca ha dormido en ella, entre mis sábanas, conmigo, simulando, como los dos mejores actores, una relación. Es decir, todavía no ha efectuado tu mejor papel: amante. Supongo que todavía hay algo en mí que no quiere ponerte sustituto. O quizás el problema sea que él no tiene que ser tu sustituto, simplemente tiene que ser él, es decir: uno más.

Finale.

Cuando te levantas un viernes, miras el reloj-despertador y ves que las agujas marcan las 9.30 y puedes decir "¡¡¿cómo?!!, ¡aún me levanto hoy!", es cuando descubres que POR FIN has terminado la primera parte de los exámenes y ya puedes regresar a tu querida vida social. Y, sin más motivo, sonrío.

domingo, 7 de febrero de 2010

La fine della fine, l'inizio di forse.

Nos tropezamos. En el mismo lugar en el que hace tres años lo hicimos, para conocernos. Saludos por educación. Y, sorprendentemente, cuatro palabras tuyas de ironía. Me sonsacaron una sonrisa. Lo habías conseguido, una vez más. Bailamos, sí, casi juntos. Podíamos soportarlo. A pesar de que su pelo estuviese estratégicamente colocado para que mis dedos se introdujesen en el y mi falda perfectamente ajustada para que el levantarla fuese lo más rápido y fácil posible. Imposible describir el ambiente que allí se respiraba. Fue demasiado, y te fuiste. Pero poco tiempo aguanté yo sin verte, y fui. Otro local, el mismo que ha sido el primer testigo de toda la historia: la puerta, los baños, la barra, la pista, todo en general. Aunque intenté buscar momentos, pronto supe que no sería capaz de repetirlo. Eres libre, que no quieres, me voy, que quieres, sabes que estoy. Bailamos, fotos, pero, sobre todo, miradas. Miradas de ¿por qué?, de deseo, de ven, de no vengas, miradas que no necesitaban palabras. Pero me fui. Mismo ritual, pero esta vez diferente final. Todavía no sé si por suerte o por desgracia.

jueves, 4 de febrero de 2010

Un altre giorno

Un día más de esta rutina temporal. Le queda poco más de una semana, por suerte para todos nosotros, futuros profesionales de la comunicación. Muchos, el once, seremos libres y podremos seguir disfrutando de la vida universitaria [risas en clase, trabajos espontáneos, salir, alcohol, fiestas y guayaba]. Pero no nos metamos más ganas de las que tenemos, que el tiempo bastante deprisa corre. Lo único que me molesta más que tener la mente concentrada veinte horas al día en mis variopintos apuntes, es que cada rato libre que tengo mi mente vaga. Y vagueando siempre se tropieza contigo. Descubre que todavía te echa de menos, que incluso algo tan neutral como son los exámenes, le recuerdan a ti. [Reconozco que eso también me pasa a mí]. Sigo acordándome de ti, pero lo mantendré en secreto: la idea de ti, mi mente y yo, mantendremos el secreto.
Semplicemente, perché nessuno deve sapere.

martes, 2 de febrero de 2010

Posible salida.

Quizás eso sea lo que significa él, una simple salida fácil. La más fácil, diría yo. Dónde al principio residía una vaga esperanza, ahora lo que es, es una salida a la necesidad que tú me generas.