jueves, 28 de enero de 2010

Settembre

- Me voy
- ¿Cómo que te vas? ¿Para casa? ¡Todavía es pronto, quédate un rato más!
- No, que me voy de verdad. El año entero a otro país.
- ¿Cómo? ¿De verdad?
- Sí, con todo lo que he acumulado durante estos ocho meses de año, creo que es lo mejor.
- Huír de los problemas no es la solución.
- Ya lo sé. Pero la distancia hace el olvido. No busco solucionar ningún problema, porque no tengo ninguno. Busco olvidar. Y tú me enseñaste que desaparecer es lo mejor.
- Supongo.
- Ahora, me gustaría aprovechar contigo los últimos minutos de mis noches aquí y nuestros últimos minutos.
- Me parece perfecto. - Te esperaré a que vuelvas, pensó. Pero no lo pronunció. Ella era la que tenía que decidir el camino de los dos. Pero él sabía que el hecho de que se fuese no lo iba a hacer olvidarse de ella. Siempre la iba a estar esperando, pase el tiempo que pase.

No hay comentarios: