martes, 26 de enero de 2010

Camino por la circunferencia.

Tenía razón el que dijo no sentirse dentro de ese círculo de amigos. Casi sin poner un pie en él, me autoexcluyo. Aunque en realidad creo que fueron ellos los que actuaron primero. No sé si tenía razón yo de que nunca fui apreciada, o si la tienen los que me dijeron que eso era lo que sentía yo. De todas formas, ahora creo que queda bastante claro. No hay necesidad de fingir nada. Porque no hay el más mínimo lazo que nos una. Tú y ellos, por vuestro lado. Yo, por el mío. Simplemente intentaré no fijarme en vosotros, desapercibidos. Sois unos más en el conjunto de la gente que puebla este planeta. Y, a pesar de que estáis dentro de un círculo mucho más pequeño, en el cual yo también estoy; no os preocupéis, me queda poco para salir de él y no volver a entrar de lleno nunca más. Me llega la circunferencia.

No hay comentarios: