jueves, 28 de enero de 2010

28.01.1993


Ese día, pasadas las diez de la noche me llegaba la noticia de que, sin esperarlo, ya había nacido mi hermana. Mi hermana pequeña, la que pasaría a convertirse en mi mejor muñeco durante sus primeros años de vida. Hasta que se puso a correr y me escapaba, así pasó a ser mi peor pesadilla. Y desde aquella, poco ha cambiado. Se ha limitado a crecer hasta superarme en altura e intentar madurar para poder mantener conversaciones decentes conmigo. En realidad creo que sí ha cambiado algo, creo que se ha convertido en mi mejor amiga. Y ahora sí, espero que nunca jamás cambie. ¡FELICIDADES ENANA!

No hay comentarios: