miércoles, 30 de diciembre de 2009

Por el simple gusto de hacerlo.

Vivir por el simple gusto de hacerlo. Sin porqués que dar. Sin respuestas que devolver. Sin excusas que inventar. Sin razones que describir. Simplemente, por el gusto de hacerlo. Por el gusto de levantarse cada día esperando que el sol brille o que la lluvia golpee una mañana más el cristal de ti ventana. Por el gusto de caminar por cualquier rincón del mundo. Por el simple gusto de sentir cómo baja ese refresco que siempre se toma con los amigos. Vivir por el simple gusto de estar un instante con un amigo o de comer con un familiar. No sé. Me gusta vivir por el simple gusto de hacerlo.

No hay comentarios: