lunes, 7 de diciembre de 2009

7. Sé feliz [con él]

Y ahora te vas. Te vas con ella. Como siempre quise, como siempre desee no verte. Marchándote, feliz. O eso parece. Pero conozco tus gestos, te conozco demasiado. Y no sonríes como lo hacías conmigo. Tú lo sabes, yo lo sé y ella lo sabe. Sé que serás muy feliz a su lado, ella te dará lo que yo no pude, o quizás no quise darte. Con ella se acabaron las excusas, con ella podrás ser tú mismo y ella no se asustará. Ella, al igual que yo, necesita mimos, cariño y esas cosas que nosotros también nos dimos. Dáselos, pero no como me los dabas a mí. Sé feliz, pero recuerda que nunca será conmigo. Los dos sabemos que estamos hechos el uno para el otro, pero que yo me he empeñado en que no fuera así. Cuántas veces he hecho cosas para alejarte de mí, aunque en realidad no las quisiera hacer. Y ahora, aquí sola, en este rincón de mi cama, me pregunto por qué. ¿Por qué, cuando tú lo único que hacías era querer estar conmigo, yo me he empeñado en alejarte de mí? Y ahora es demasiado tarde para pedirte que vuelvas, para decirte que estoy dispuesta a darte esa última oportunidad y alargarla hasta el infinito. Pero ahora no puedo hacerlo, me dicen que no sería ético. Tú estás intentando rehacer tu vida con ella y yo soy el que menos derecho tengo a impedírtelo. Por eso, sólo quiero pedirte una cosa: sé feliz.

No hay comentarios: