martes, 8 de septiembre de 2009

8.

Otro día más tachado en el calendario. Otro día más en el que ninguna novedad ha surgido para poder escribirla. Qué va! Es un día más en el calendario. Un simple y llanamente martes. Despierto abrazada a mi osito. Despierto abrazada de nuevo a la ilusión. Desayuno lo de siempre, té con leche y tres croissants con queso fresco. Ni siquiera mis gustos mañaneros han cambiado. Todo sigue igual que siempre. Incluso cuando me dispongo a escuchar mi música, vuelvo a ver la imagen a la que ya estoy acostumbrada. Una mañana más, tú tampoco estás. Así que todo se hará como se ha venido haciendo estos últimos días. Viendo sex in the city, intercalado con conversaciones por las redes sociales. Y si me canso, siempre me espera la habitación para entretenerme. Enchufo la radio, recojo la habitación y de nuevo escribo en aquella libreta. La cuestión es no perder hábitos, aunque el mejor ya lo haya perdido para siempre. Y si la cosa va de no perder hábitos, me gustaría recuperar ese, el mejor.. el de los buenos días, el de las conversaciones de besugos, el de los insultos fuertes, el del pasotismo, el de la negativa, el de las risas, el tuyo

No hay comentarios: