viernes, 18 de septiembre de 2009

18.

De repente todo parece ir bien. Dos personas qe se qerían se prometían a la luz de la luna. Pero cuando una de las partes se da cuenta de que necesita tiempo, de que eso no es lo que quiere, que no está preparada... ¿qué pasa? Pues llega un punto en el que esa presión puede con esa parte y estalla. Pero ellos eran dos personas que se querían. Hablaron, la otra parte le dio el tiempo que necesitara y se prometieron para un futuro lejano, un futuro sin fecha. Lo han hablado y se entienden, si quieren seguir adelante con aquello, se tienen que entender y estar en un punto de equilibrio. Pero todos sabemos que ese equilibrio dura muy poco, que es una línea muy fina que simplemente con el roce del viento de rompe. La otra parte ilusionada le ofrece coger un avión y casarse aquella noche en Las Vegas. Eso ha sido demasiado, entre ellos eso no es sólo una locura, es el roce que significa el final de la línea del equilibrio. Si esa parte no está preparada ahora, no lo estará nunca. Las dos partes se conocen a la perfección, no hay nada más oculto, no hay nada más por descubrir. Conclusión: si ahora no se casaban no lo harían nunca, una quería, la otra no. Esa noche deciden dormir separados, pero el sentimiento es más fuerte que ellos y los junta sobre una alfombra a la luz de la luna que entra por la ventana de aquel cuarto ya sin muebles. Pero a la mañana siguiente, una de las partes se ha ido... para siempre

No hay comentarios: