miércoles, 30 de septiembre de 2009

29.

Antes de acostarme y como cada noche, deshago mi cama, enciendo la lamparita y cojo el peluche rosa, el grande, el de siempre. Como cada noche, lo único que me queda es abrazarlo a él, el único y solitario habitante de mi cama. La necesidad de tenerte a mi lado, la necesidad de dormir contigo, la necesidad de tus abrazos por la noche, incluso la necesidad de hacernos el amor cada noche es mayor. Quiero que estés a mi lado. Quiero besarte. Quiero que me abraces. Quiero seguir haciendo mi vida, pero contigo a mi lado. Quiero acariciarte y que me acaricies. Quiero que te vengas a dormir conmigo. Quiero volver a tener otra cena contigo. Quiero ver atardecer y que tú estés a mi lado. Quiero que la luz del sol me despierte y ver que sigues pegado a mí. Quiero... Quiero... Quiero... Quiero tantas y tantas cosas, incluso creo que te quiero a ti! Y dicen que querer es poder, pero no siempre es así. Si por quererte más o por querer estar contigo con más fuerza voy a poder compartir una relación contigo, tenlo claro que lo haré. Pero sé que eso no es así, que tú estás demasiado seguro de que lo nuestro no va a funcionar que da igual lo que yo quiera. Y aún así, me esfuerzo cada día en pensar en algo que te vuelva a traer a mí, pero a medida que pasan los días las opciones van a menos y tú cada vez más lejos...

lunes, 28 de septiembre de 2009

28.

Ya veintiocho de septiembre... ha pasado más de un mes desde aquel principio del final. Un final que parece no tener fin dentro de mí y un final que dentro de ti acabó antes de empezar. Una última vez, un último encuentro, una última cita, una despedida. Me prometí a mí misma que si tu respuesta a mi pregunta fuese una negativa, a partir de ese día me voy a obligar a olvidarte y borraré cada cosa que me recuerde a ti, borraré los miles de mails que tengo tuyos, borraré tu número [a pesar de que me lo sepa de memoria], borraré tus sms, borraré tu correo, eliminaré tu messenger, esconderé el osito guiñón en mi caja de recuerdos de este año, me olvidaré de tu sombrero en lo más oscuro de mi armario. A pesar de que todos los recuerdos vayan a permanecer en mi cabeza para siempre, ocuparé mi tiempo y los tendré almacenados en mi caja fuerte; pero sé que tendré que forzarme a olvidarte y aceptar tu no congeniar de una vez por todas. Si el 2 no vienes, todo se acabará... para siempre. Pero vente, por favor, y todo terminará de una manera diferente; quiero un último momento contigo y seguir queriendo nuestra relación de amistad especial entre comillas y poder seguir teniéndote en mi vida... aunque sea de otra manera. Tengo que darle unas cuantas vueltas más a la cabezota y ver las cosas desde todos los puntos posibles.
tú, vente...

martes, 22 de septiembre de 2009

22.

La caída de la primera hoja de un árbol marca el comienzo del otoño y el final del verano. Este año, el tiempo meteorológico no deja de sorprendernos y esta semana el hombre del tiempo ha marcado soles con pocas nubes en el noroeste de la península. Así que todavía vamos a retrasar unos días más la caída de esa primera hoja acompañada de las primeras ráfagas de viento que la ayudarán aposarse sobre la tierra. Este año el comienzo del otoño significará el comienzo de un curso más, segundo de periodismo en la facultad de ciencias de la comunicación en Santiago de Compostela, nueve meses por delante para disfrutar con los compañeros de clase, los compañeros de piso, que es hablar de mis amigos, las nuevas amistades por descubrir, nuevas historias por vivir, nuevo look que lucir por la capital. La primera hoja que se desprenda de su rama marcará el inicio de una nueva etapa en mi vida y casi de una nueva vida para mí. El final del verano significa el final de todo mi pasado y cuando miro a mi pasado y habló de él parece que sólo hablo de ti. Sabes que yo no quería que el 21 de septiembre fuese el final de algo más que el verano, sabes que yo quiero que sigas formando parte de esta nueva etapa de mi vida [no sólo en mis pensamientos]. Pero yo sé que tú no quieres que así sea y tengo que respetarlo. Confieso haber tenido las ganas de pedirte una última visita al lugar que lo cambió todo, pero creo que no seré capaz de reunir todas las fuerzas como para hacerlo [ni tampoco las ganas suficientes]. Te pido, por favor, que actúes. Mientras tanto te seguiré esperando juntando pedacitos de fuerzas y ganas y permisos...

lunes, 21 de septiembre de 2009

21.

¿Es el sexo la base de toda relación de pareja? ¿El mal sexo significa el final de una relación? ¿El buen sexo significa el motor de una relación? ¿Al fin y al cabo, la base de cualquier relación de pareja es el sexo? Y, ¿los sentimientos? Puede ser que dos personas no congenien, esas cosas pasan, cada una de las personas que poblamos el planeta somos totalmente distintas y hay parejas que parecen estar hechas para coincidir y ser felices para siempre y el resto de millones de personas por mucho empeño que pongan nunca podrían meterse en el medio de una de esas parejas hecha a medida. En la vida, ¿o se congenia o no se congenia? Quería encontrar un punto medio en esa pregunta. Pero, ¿estamos hechas las personas así y si no congenian, no lo harán nunca? Te diré, que para él no congeniaban y no lo harán nunca. No se puede hacer nada por cambiar lo que somos o por cambiar lo que hayamos hecho en el pasado, pero sí lo que pase en el futuro. No sé si lo sabrá... pero ella siente mucho por él, sintió mucho por él, cuando está con él es cuando mejor se siente, adora sentirse entre sus brazos, es una de las pocas personas que más que las palabras en ella la han marcado sus miradas, sus gestos, sus caricias, sus besos y, sobre todo, lo que a ella le ha hecho sentir cada vez que hicieron el amor. Cada vez que ella piensa en los momentos que ha pasado con él vuelve a sentir como si él la estuviese abrazando de nuevo con mucha fuerza y se vuelve a emocionar como lo hizo cada vez que ha estado con él. Yo sé cuando siento que no congenio con una persona y ella lo sabe también. Eso ella lo siente desde un principio y si así fuese ella no habría pasado dos años y medio a su lado.
Ella lo quiere, y yo, te quiero. Sé feliz por ellos dos

viernes, 18 de septiembre de 2009

18.

De repente todo parece ir bien. Dos personas qe se qerían se prometían a la luz de la luna. Pero cuando una de las partes se da cuenta de que necesita tiempo, de que eso no es lo que quiere, que no está preparada... ¿qué pasa? Pues llega un punto en el que esa presión puede con esa parte y estalla. Pero ellos eran dos personas que se querían. Hablaron, la otra parte le dio el tiempo que necesitara y se prometieron para un futuro lejano, un futuro sin fecha. Lo han hablado y se entienden, si quieren seguir adelante con aquello, se tienen que entender y estar en un punto de equilibrio. Pero todos sabemos que ese equilibrio dura muy poco, que es una línea muy fina que simplemente con el roce del viento de rompe. La otra parte ilusionada le ofrece coger un avión y casarse aquella noche en Las Vegas. Eso ha sido demasiado, entre ellos eso no es sólo una locura, es el roce que significa el final de la línea del equilibrio. Si esa parte no está preparada ahora, no lo estará nunca. Las dos partes se conocen a la perfección, no hay nada más oculto, no hay nada más por descubrir. Conclusión: si ahora no se casaban no lo harían nunca, una quería, la otra no. Esa noche deciden dormir separados, pero el sentimiento es más fuerte que ellos y los junta sobre una alfombra a la luz de la luna que entra por la ventana de aquel cuarto ya sin muebles. Pero a la mañana siguiente, una de las partes se ha ido... para siempre

miércoles, 16 de septiembre de 2009

16.

Ella, la chica del pelo dorado, también lo sabía. Las dos sabían que ella tenía la razón, pero le tocaba defender aquello que la había acompañado durante tantos años, en tantos momentos malos y tantísimos buenos, le había dado sus mejores consejos y si hacía falta le daría también su aire para seguir respirando. Por ese motivo lo hacía de una manera sutil, con indirectas. Y ahora ella parecía estar en una situación igual, no mejor ni peor, simplemente parecida. O por lo menos era lo que decían aquellas palabras. ¿Qué es lo que estaba pasando? De repente una oleada de pasotismo se había apoderado de todos los chicos que están siendo amados por sus respectivas chicas y ellas ya no sabían qué hacer. La pelirroja, lloraba y decía querer olvidarlo. La castaña de pelo corto, cegada por sus celos, rompía y volvía con él como si de una relación yo-yó se tratase. La rubia decía no creer ya más sus mentiras. La morena de pelo largo tendría que resentida empezar a aprender a olvidarlo y aceptar que él no dará marcha atrás. Y después de sus minutos de desahogue llegan las futuras promesas de amigos y acohol, esas todas las hacían sabiendo que en dos días las cumplirían. Dicen que el fin de semana todo lo cura [ y algunas lo utilizan para buscar nuevos amores]. Dos de ellas no saldrían a buscar nuevos amores, defendían el dicho de que "vienen solos", ellas saldrían a beber con un morenazo, un rubio y uno de rizos y bailar hasta las últimas palabras de la última canción de la última orquesta del pueblo de al lado.

lunes, 14 de septiembre de 2009

14.

Me dice que puedo aguantar este tirón y mucho más. Me dice que valgo la pena. Me dice que no me enfade, que sólo quiere robarme un beso. Me dice que me invita, que me vaya con él y luego me devuelve. Me dice que pase página, que no lo ha sabido aprovechar. Me dicen... Me dicen... Me dicen... Pueden decirme lo que quieran, que los cerdos vuelan o que el fin del mundo está cerca, que me vaya con este o que me emborrache y te olvide. Pero lo que ninguno de ellos va a poder hacer es ordenarme algo, simplemente por el hecho de que haré oídos sordos a cualquier cosa. Mejor dicho, corazón sordo. Y no se trata de que ellos sean amigos míos o simplemente tíos que me intentan meter lengua, no, porque ni a mí me hace caso de lo que pienso durante toda la semana. Llega un punto en un día cualquiera, se le cruzan las venas y las arterias y él decide lo que tengo que hacer. Seguía a mis impulsos y funcionaba, aunque mal, la cuestión era que funcionaba. Ahora sigo a mis impulsos y ya nada funciona, todo va a peor, y todo seguirá yendo a peor. A ti la cuesta abajo no es que ya se te haya terminado, es que nunca la has tenido. A la mía, no le veo el punto final, parece eterna, ¿será infinita?

sábado, 12 de septiembre de 2009

12.

¿Existe un prototipo a seguir o unas normas universales que haya que cumplir cuando se trata de olvidar a una persona que no quieres olvidar? ¿Tenemos que actuar todos de la misma manera cuando se termina una relación? Quizás existan unos mandamientos que yo desconozca y que nos marquen las pautas a seguir, y si existen y yo las desconozco eso ya es mala suerte. De ser reales esos mandamientos serían algo cómo:
1. El tiempo que tardas en olvidar a una persona es la mitad del tiempo que ha durado vuestra relación.
2. Todo es cuestión de no ver, no hablar, no saber nada de la otra persona. Así se olvida primero.
3. Desvincúlate por completo de cualquier cosa que te recuerde a esa persona.
4. Aceptar cuanto antes que ha terminado y que nada de lo que hagas hará que esa persona vuelva.
5. No demuestres delante de esa persona que todavía sigues sintiendo lo mismo.
6. Si coincides con esa persona en la calle o en un bar, no vayas a hablarle, no hay nada que decir.
7. No hables de esa persona a todas horas con tus amigos, familiares o quienes sean tus confidentes.
8. No pienses en esa persona las veinticuatro horas del día.
9. No pienses en lo que pudo ser, en qué falló o que tú tuviste toda la culpa.
10. Empieza a quererte a ti sobre todas las cosas.
Pero estos mandamientos no existen, son ficticios. Y aunque existieran, ¿alguien que haya querido a una persona los iba a cumplir? Si la respuesta es sí, es que ese alguien no ha querido realmente. No hay una fórmula matemática que te diga el tiempo exacto que tardarás en olvidarte de él, no se trata de no ver a esa persona o no hablar con ella, tampoco de rechazar todo lo que te recuerde a él. Pero sí debemos aceptar cuanto antes que no volverá, eso es lo único que puede acelerar el proceso, aunque tampoco es una fórmula fiable. Conclusión de todos estos mandamientos: no existe ninguno, ni ninguna ley o regla que te haga más fácil olvidarte de una persona, ese sentimiento depende de cada uno. En mi caso, me gustaría que alguien me dijera qué hacer y cómo hacerlo, pero que ese alguien no seas tú

viernes, 11 de septiembre de 2009

11.

Recuerdo que un día me dijiste que enamorarse es lo más bonito del mundo. Y te di la razón. Pero tú rápidamente me la quitaste con la excusa de que era imposible que yo sintiera eso por ti. A día de hoy estoy todavía más segura de mis sentimientos, te lo podría asegurar si me dejaras hablar contigo. Sé que llegará un día en el que te pueda dar las gracias por todos los momentos que recordaré y que viajarán siempre conmigo, vaya a donde vaya. Llegará un día en el que pueda mirarte a la cara y darte las gracias sin sentir nada más que cariño y sonreir al recordar juntos todas esas cosas que hemos compartido. Pero en mi calendario ese día todavía no existe, no tiene fecha exacta, no es un día marcado de rojo como todos los importantes de mi vida. Sé que llegará ese día, pero ese día no es hoy y hoy te doy las gracias por todos los momentos que me has dejado compartir contigo. Pero lo hago desde la más absoluta clandestinidad, no lo hago a la cara. Eso es imposible. Mirarte ahora y poder decirte algo... no utilizaría ese momento para darte las gracias y sonreir, utilizaría ese momento para decirte que te quiero y que voy a seguir luchando por ti, aunque tú no me dejes. Te quiero, sonreiré por fuera, lloraré por dentro y me iré sin decir nada más.

jueves, 10 de septiembre de 2009

huyendo de horas de más

"Se acabó y punto. Tienes que dejarlo ir y pasar. ¿Qué parte de eso no entiendes?" Aquellas palabras resonaron en mis tímpanos fuertemente para luego permanecer durante unos largos minutos en mi cabeza. ¿Era eso? ¿Es eso? Todas las personas nos aferramos con todo lo que podemos a lo que más queremos y cuando llega la hora de que se vaya no queremos dejarlo ir: una muerte, el primer hijo que se independiza, una ruptura... "Tu ex" y eso que en realidad no lo era. No es mi ex, porque detrás nunca fue la palabra novio. O quizás simplemente es mi ex a secas, sin ningún sustantivo que lo acompañe. ¿Tenía razón mi mayor confindente cuando me decía que ya no había nada más que hablar, que ya todo estaba hablado, que se había acabado y tenía que dejarlo pasar? Y si es así, ¿cómo se hace eso? ¿Cómo dejar pasar sin penas ni glorias esta situación? Llevo más de dos años agarrada a esa idea, a esa posibilidad, a ese intento de relación. Y lo que tengo que hacer ahora es ¿dejar que eso se vaya para siempre y sentarme a mirar cómo lo hace? Si es lo que tengo que hacer, una vez más no haré ni caso de las leyes de la madre naturaleza, o el padre sentido común. Una vez más me haré caso a mi misma, pero... ¿qué significa concretamente hacerme caso a mí misma si no sé ni yo lo que quiero hacer?

10.

He evitado el nueve del nueve del nueve en esta página. Aparentemente sin ningún motivo, supongo que mi sabia cabeza me mantuvo ocupada el tiempo suficiente como para no rondar este lugar, aunque sólo fuese durante un día. Pero, ¿qué más da el evitarlo como el caer en él? Simplemente es un rincón más en el que escribo lo que pienso, lo que siento, lo que quiero, con total libertad. Ella se había convertido en mi lectora más fiel. Él era el cotilla más fiel que había conocido. Pero eso era antes, eran los viejos y maravillosos tiempos. Esos en los que sabía más o menos qué hacían las personas que más quería y que me rodeaban de vez en cuando. Ahora, en los nuevos tiempos soy una completa desconocida. En este punto en el que nos encontramos, ¿qué hacer? ¿Se trata de volver a caer en la tentación y ceder de nuevo a los impulsos, como en los viejos tiempos? Porque lo que mi cabeza me dice es que eso no valdrá de nada, sólo para empeorar más todavía toda esta mierda. ¿Hacerle caso por una vez a la cabeza? ¿Es esa la solución? Tengo ganas de hablar contigo, pero mucho miedo de hacerlo para nada. Cada noche pienso en llamarte, pero no sé qué decirte. ¿Me llamarás?

miércoles, 9 de septiembre de 2009

te hiero mucho

y aquella niña hoy ha vuelto a recorrer el mismo camino que cada noche recorren sus pies descalzos. esos pocos metros que separan la calle de la ilusión, la esperanza y la evasión de la casa de la cruda realidad. pasear por la ciudad de la mano de la amiga de los ojos azules sin rumbo, perdiéndonos las dos entre cada una de las palabras de nuestra conversación más que necesaria, era una de las cosas que más necesitaba en este momento. había pasado media tarde de sol, tirada sobre la arena, haciendo un gran esfuerzo por seguir la conversación con el chico de rizos. cuando el viento de septiembre me sorprendió, pensé que lo mejor era ocupar los pensamientos con dulces. y así lo hice. un poco más tarde y acompañada por el niño rubio y dulce y unas cañas descubrí que lo mejor para soportar cualquier mala época son los amigos. los tres me han mantenido levitando toda la tarde y parte de la noche. pero volver a repetir una vez más en verano el mismo camino yo sola me ha devuelto a mi realidad. sólo ocupada por tu sombra y tu recuerdo. no es el camino de la vergüenza, ese se quedó en la capital. es mi camino de la angustia y el saber que no volverás

martes, 8 de septiembre de 2009

8.

Otro día más tachado en el calendario. Otro día más en el que ninguna novedad ha surgido para poder escribirla. Qué va! Es un día más en el calendario. Un simple y llanamente martes. Despierto abrazada a mi osito. Despierto abrazada de nuevo a la ilusión. Desayuno lo de siempre, té con leche y tres croissants con queso fresco. Ni siquiera mis gustos mañaneros han cambiado. Todo sigue igual que siempre. Incluso cuando me dispongo a escuchar mi música, vuelvo a ver la imagen a la que ya estoy acostumbrada. Una mañana más, tú tampoco estás. Así que todo se hará como se ha venido haciendo estos últimos días. Viendo sex in the city, intercalado con conversaciones por las redes sociales. Y si me canso, siempre me espera la habitación para entretenerme. Enchufo la radio, recojo la habitación y de nuevo escribo en aquella libreta. La cuestión es no perder hábitos, aunque el mejor ya lo haya perdido para siempre. Y si la cosa va de no perder hábitos, me gustaría recuperar ese, el mejor.. el de los buenos días, el de las conversaciones de besugos, el de los insultos fuertes, el del pasotismo, el de la negativa, el de las risas, el tuyo

lunes, 7 de septiembre de 2009

¿Qué es lo que realmente buscamos?

Nos podemos pasar más de dos años de nuestras vidas persiguiendo a la persona que pensamos querer. Queriendo a una persona que pensamos un día nos puede llegar a querer. Pasamos más de setecientos días detrás de esa persona que nunca se cansará de decirnos que no y de sorprendernos de repente con un sí, con un beso, con una invitación, con una llamada o con una simple mirada. La esperanza del poder tenerla algún día a nuestro lado para siempre alimenta el día a día que incansablemente seguimos deseándola. Y de repente, mientras nos ensimismamos con esa persona que cada día nos da una negativa diferente, pero que siempre suena igual de mal; aparece otra. Otra que cada día nos arranca una sonrisa de ricura. Que nos sorprende con una llamada que sabe nunca se contestará. Que nos acaba desquiciando porque, a pesar de no darle prórroga, ella ya se ha sentado a esperar al primer tiempo. Que empieza a ocupar tiempo en algunas de nuestras conversaciones más cómplices. Que nos invitan a que pensemos cómo seríamos si le damos una oportunidad. Pero que a la vez tanto nosotros como esa nueva persona sabemos que no puede ser, que sólo queda en un intento. Queremos a la persona del no eterno y rechazamos a la nueva que nos ofrece de antemano un sí, casi sin conocernos. Pero así somos, así soy, así seré...

7.

siete de septiembre. día de resaca del día de mi cumple. el día después. aunque en realidad el día oficial fue el día de la resaca oficial también. no podré negar qe empecé a disfrutar de los diecinueve desde el primer minuto, cuando unas treinta personas apagaron la música para dar paso a sus voces cantando el cumpleaños feliz. qué vergüenza! suerte que siempre está ahí mi cuqui y una vez más se quedó conmigo en el centro colocándome la banda de cumpleañera (inspirada en un diseño de Channel fabricada con un rollo de papel). guardaré como recordatorio las bandas, la cinta, la esponja llena de tinta.., para que dentro de diez años mire esas cosas y de nuevo me vuelva a escojonar yo sola. una fiesta increíble con quien yo quería que estuviera a mi lado esa noche. siempre hay detalles que sobran y detalles que faltan, pero eso siempre pasa y esta noche no iba a ser una escepción. aunque no lo esperaba, sí lo deseaba. no quería que faltasen detalles, no quería que faltases tú. pero de nuevo, para no romper las reglas, faltaste y fallaste como sólo tú lo sabes hacer. gracias una vez más por tu no-felicitación!

sábado, 5 de septiembre de 2009

beso mejor que un chico?

es quizás una obsesión hacia una de las anteriores partes de tu todo, una obsesión por ser la mejor parte, o sólo mejor que la anterior. pero, ¿qué pasa cuando descubres una y otra vez que no serás mejor que la parte anterior? hubo más, no sólo es ella mi ex. sarah estuvo viviendo casi conmigo, pero casi, nunca lo hizo completamente porque no fui capaz de hacerlo. también julia compartió un momento en mi vida, al igual que tú. y tú al igual que ella te acabarás cansando de esperar y te irás, conocerás a un tío que probablemente sea el amor de tu vida, compartirás con él el resto de tu vida y me olvidarás para siempre. pero no funcionó así. puede que fuera porque yo era mejor que la anterior parte o al revés, soy mucho peor que cualquiera de las partes anteriores? y qué tal si dejo de pensar que la culpa ha sido mía? a lo mejor lo que pasa es que mi aprte sí es la que encaja y la tuya es la empeñada en retorcerse y entrar a tortas. casi siempre hay la opción de intentar que las dos partes encajen, pero esta vez tú eres el encargado de decidir si montar o no el puzzle final

5.

Y se dilatan tus pupilas si te dicen que lo han visto pasear, y se humedecen tus ojitos cuando sueltan que iba con alguien más. Valórame o fuera, ya basta de él, y es que en el fondo deseas volver con él. Y digo, ¡no!, por mí no caerá ni una falsa lágrima por la piscina que aún llenas por él. Y a decir verdad, creo que me estoy enamorando, ya lo he dicho, sí, ¡de él!, de tanto sufrir por él, podría darme placer una vez

viernes, 4 de septiembre de 2009

¿necesito que me rescaten?

somos muchas mujeres solteras que ya han pasado los dieciocho. y cada una ve su vida de un modo diferente. ¿qué hay de mí? pues simplemente me incluyo en el grupo de las universitarias. un ser con ganas de estudiar lo que ha elegido para poder vivir de ello. pero un ser que también piensa en diversión, salir con los amigos. pero un ser que a la vez le ha reservado un lugar muy especial al amor, no a la búsqueda del galán perfecto, no; a la espera de que ese galán imperfecto vuelva a entrar en su vida. soy una individua que ha decido aparcar ese lugar privilegiado del amor para una sola persona y siempre será así. quizás sea como cualquier pre-adulta de mi edad, puede que sea una de esas que piense en vivir la vida ahora porque cree que no tendrá años suficientes por delante para hacerlo y que desea encontrar al hombre perfecto y probará todo antes de elegir.. pero sólo quizás. porque realmente quizás no sea así, no le interesa meterse en la cama de cualquiera ni meter a cualquiera en su cama. quizás ha decidido que ya lo ha encontrado y así es como quiere hacerlo. pertenezco al grupo de universitarias, con ganas de estudiar, ganas de salir con los amigos y ganas de estar contigo, tú, galán imperfecto

almas tejidas en forma de desengaño

aunque nunca escribió su verdadero nombre, ella y él sabían de quien se trataba. incluso sus tres amigas lo sabían. ah! y no olvidemos a sus socios. los mismos que no compartían el mismo gusto por sus artículos. en realidad, no hacía falta que escribiese sus cuatro letras, los dos sabían que aquello bastaba para ellos dos. lo suficiente había salido a la luz y ya no había vuelta atrás..

4.

él le dijo somos incompatibles ella le contestó no, eso es mentira, somos complementarios. el se rió solamente es un capricho, es imposible que lo sientas ella se indignó un capricho?? sabes cuál es la definición de capricho?? pues es relativamente imposible de que dure dos años y medio. así que calla la boca y no me jodas él se calló, sabía que aquella niña tenía razón. ella sabía que por una vez en su vida estaba diciéndole las cosas tal y como eran. te quiero, quiero seguir alargando esto. él ya no estaba tan seguro de que aquella niña no fuera lo que estaba buscando no podemos seguir alargando más esto, no quiero sentirme así, no quiero que te sientas así. se movió. la abrazó, la rodeo con sus brazos con sus piernas, le faltaron extremidades para rodearla más fuerte. se acercó a sus labios, frente a frente, boca a boca, sucedió lo inevitable. él desconocía que ella sí quería sentirse así. él conocía que ella sí quería seguir alargando aquello. en su interior a día de hoy conoce que ella quiere seguir alargando aquello.

jueves, 3 de septiembre de 2009

3.

aunque intente no prestarle atención, aquel portal siempre estará allí y aquellas palabras, aquellas caricias, aquellos besos, aquellos abrazos, estarán siempre en él. aunque tú no lo recuerdes, ni tengas la menor intriga por saber qué pasó, lo cierto es que sucedió... un último momento que sólo se quedará gravado en mi mente. no quería que fuese así, pero si tú lo decides, tendrá que serlo

las malas lenguas

Y aun así ... pienso quedarme hasta el fin, hasta que digas "no da para más". Pueden confundirnos y al final ganar. Y te advertiré, nos influirán. Si el trayecto sigue y esta nave va, ¿qué más da, qué más da, qué más da?, ¿qué más da, qué más da, qué más da?

3.

casi sin darme tiempo a reaccionar e imposible de creer, aquel nombre volvió a aparecer en el mismo lugar que días atrás solía estar para arrancarme una sonrisa. pero esta vez no fue así, en un mismo suspiro me dio tiempo a decantarme por un buenos días, a ver que no contestarías por tu estado inactivo y a ver qe tardarías más de lo previsto tras hacer desaparecer tu nombre de mi pantalla. tres estados de ánimo diferentes congelados en un mismo suspiro...

miércoles, 2 de septiembre de 2009

2.

hay enfermedades que nos conducen al delirio, las mías parece que son todo lo contrario. me recuerda la situación real que vivo. has desaparecido y temo qe sea para no volver jamás. no te pido que vuelvas, que te quedes, que todo diga igual, ni que vaya la cosa a más. sólo quisiera pedirte un día, un último día a tu lado.

martes, 1 de septiembre de 2009

1.

uno de septiembre y después de sobrevivir a dos días entre semana y un más que largo fin de semana regreso a este mundo. regreso a mi mundo. quizás de repente me haya despertado aquí y ni siquiera me he dado cuenta de que ya he llegado. boom, de bruces de nuevo con aquella realidad. esa cosa que llevo evitando entre alcohol y rizas forzadas. esa cosa que parece que seguiré evitando indefinidamente. la misma que aprece no llegar hasta que esas cuatro letras aparezcan de nuevo en verde delante de mi cara. cautro letras sobre las que no sabré qué poner, cuatro letras que dan nombre a ese individuo por el que respiraba, sigo y seguiré respirando: Tú, el se siempre

31deAgosto

SanRamones 'o9
todavía no sabía a qué me enfrentaba. ni siquiera conocía mi estado de ánimo, pero esperaba que esas personas volviesen a estar otra fiesta más dispuestas a levantarme el ánimo y hacerme olvidar durante unas horas. ahora, después de dos días, pueso asegurar que cumplieron los pronósticos por encima de lo imaginado. después de una mañana entera durmiendo, reponiendo fuerzas para la romería y dándole vueltas a la noche anterior, llegaba una tarde de conversaciones para ponernos de acuerdo en el horario de salida. las siete y media, hora de encuentro. hay que decir que casi nadie fue puntual y entre esos casi todos me incluyo yo. hora de llegada al campamento: ocho y media. primera toma de contacto con sitio, con la gente desconocida y los primeros aperitivos. diez de la noche, sin luz pero con lino, montamos la tienda (demasiado bien para las circunstancias en las que nos encontrábamos). diez y unos minutos: llegada de patri (¬¬'). a continuación empezaba la larga noche con un bocata y un vaso de vinoycocacola. dos horas después, con varios vasos encima de vinoycocacola, los músculos de la boca casi dormidos de las risas, la camiseta medio llena de firmas, cubierta de tatuajes (en mi antebrazo izquierdo VALIENTE/LA MAREA, en mi muslo derecho votar si hoy hacemos el amor), la lengua más que entrenada de cantar canciones de vetusta, fito, extremo, marea gracias a la guitarra de Pedrinho y al acompañamiento de los San Ramones y un largo camino a oscuras entre toxos y demás especies autóctonas, el grupo llegó sin algunos individuos ni accidentes graves, pero con varias botellas de mezclas con vinos al lugar de las orquestas. plaza poblada de chavales luciendo sus "nuevas" camisetas de diversos colores y mensajes subliminales. escapadas con patri a detrás de los palcos. pelea con Darío por mi botella. derramamiento de un vaso de vinoycocacola por mi cabeza. más cerveza por encima mía gracias al puto de Darío. autógrafo de Iván Ferreiro hecho por Sara. más firmas a cuestas. marca de territorio cerca de mi ingle de sandra. botella y media de vinoycocacola ingeridos. recordando a diego nuestro paseo en moto. cagándose ya en el puto megáfono de esteban. bailes pendientes con lino. conversación de adultos con jorge que incluyó aclaraciones con patri y el éxito del fin del verano El Petao. saludo con mi "primo político" el cachondo de los putos cuatro años con mi prima y el sólo somos amigos. las fotos de ángela. y un sinfín de encuentros y momentos que todavía siguen llegando a mi memoria de pez. a las cuatro y media la orquesta se despidió, pero nosotros queríamos más. tras media hora rondando la zona descubrimos el chiringuito Gavá. llegamos con jorge solos los tres y acabamos todos los San Ramones allí reunidos bailando al ritmo de la malotada que el Dj pinchaba. encuentro de la patilla con luces. cerveza. las wipis ya ligando desde primera hora. baile malote de óliver. fotos de alba. miradas, besos en la mejilla, abrazos y levantamientos que todavía desconozco si entendió o no que no eran correspondidos. - mira que esta cachonda a túa amija. - xaaa, pero cóidaa ben. - e ló dudas de min?? - non home, pero ti cóidaa ben. - eu sempre. - lino, lo conocías? - non coño, pero veume falar el. - y qué te dijo? - que estabas cachonda. - bueno coño. - e díxenlle que che tiña que tratar be. - cómoooo???!!! a ti se te va la olla!! ti dálle bólaa ó rapas que non se larja. - jajaja! pero dixo qe el sempre eh! mira que bo partido. - ja ja ja... como ti non eres quen o ten que ajuantar. resultado: pilló que pasaba de él y por suerte no volvió (hasta que se hizo de día). one two three four, uno dos tres cuatro, i know you want me, you know i want you. verano azul. maría maríaaa, yo te quiero cada día más. love sex american express. y demás canciones en la misma línea durante el resto de la noche. ocho de la mañana: lino juan carmen y patri bailaban ya por inercia. - joder miña filla o teu non ten nombre, bailas como a primeira hora. la mejor decisión fue quedarme con la pareja y las wipis otra hora más. hora de la que pocos recuerdos tengo. cerca de las nueve, encuentro con sandra en la terraza del chiriguito Gavá acompañada por raponchi. - eu voto! - cómo? - que voto. (me miro la pierna y me entero del rollo). - ah! pero qué votas sí ou no? - sí joder! - vale, tereino en conta. - pero ahora conmijo no? - no, no, é unha votasión e solo levo o teu voto... - eeei, e esta flecha? sandri, eres ti? - home claro! - e para dónde vai esa flecha - ah!. gracias a santi encontré el camino a las tiendas y pude desayunar: zumo y mañanitos (joder qué hambre que tenía). desierto. un silencio roto por mi conversación con carmen "la larva" durmiéndose y lino "el currante" intentando no hacerlo. media hora más tarde y después de romperle la cabeza a los que se iban despertando para ir a bailar a la fiesta que montaron os carneiros, santi y yo nos fuimos de paseo. por el camino nos encontramos cinco euros cada uno (qe gastaría en la sesión bermú en cerveza con mami al lado) y a litri bailando él sólo en medio de los altavoces. ni rastro de la súperfiesta, todo el mundo sobaba. regreso a las tiendas y despedida de lino y patri y bienvenida a juansiño, paty y baloo. testimonio de ara. testimonio de marta. conversaciones de borrachos-tiraos de mañana. dentro del saco para no tener frío y dormir un par de horas, intento fallido. unas patatas fritas y un par de vueltas por la romería sustituyeron a lo que debían ser mis horas de sueño. recogida de nuestra tienda para comer con los bailarines de la competencia y mami que se unió a la fiesta, pero no a la borrachera. chicas show + cerveza + rueda con las cantantes + vals y cumbias sola + sol impresionante = sesión bermú de San Ramón. comida en abundancia con xilbarbeira acompañada con demasiados vasos de vinoycocacola. mi postre: caipirinhas esas pandereteiras como acompañamento. paseillos entre manteles y mesas impreovisadas con kilos y kilos de comida más litros y litro de alcohol. siete de la tarde: sesión baile galego, grupo de cespón, escarabote y xilbarbeira. tiempo en el cual casi me quedo a dormir si no fuera por mi hermana y las amigas y la orquesta de débora (ella y el hombre del organillo que se encargaba también de los coros). después de ver bailar a sergio y compañía y ayudarlos con la ropa, volví a cenar con la competencia. aunque tenía muchas ganas de seguir bailando a pesar de descubrir que todo el mundo se había ido para casa, la palabra de mi madre desgraciadamente valió más. - ti toleastes? para a casa!. así que sobre las diez de la noche me encontré en casa rodeada de mochilas, sacos de dormir y la tienda, comiendo las sobras. una ducha buena y necesaria dio paso a trece horas de profundo sueño estropeadas por una llamada no contestada inoportuna.
resultado: todavía con marcas de los versos de vetusta y con ganas de recuperar para la siguiente que empieza ya el jueves con la despedida de las fiestas de San Ramón de Bealo amenizada por la música de la Olympus.

intentando no pensar, recuerdo, no quiero olvidar (y aunque quisiera sé que no seré capaz)