viernes, 21 de agosto de 2009

21.

Creía que con aquel no tendría que disimular. Ya había pasado aquella época en la que todo tenía que aparentar ser perfecto, que tú eras perfecta, que él era perfecto y que lo vuestro era la cumbre de la perfección. Esa época de instituto en la que parece que todas las parejas de adolescentes se empeñan en ganarse un hipotético título de Pareja Del Año, o algo por estilo. En realidad, creía que ella nunca había atravesado esa época, o por lo menos lo había evitado de una manera bastante sutil. El único chico que le había acompañado seriamente durante esa época era cinco años mayor que ella pero cinco centímetros más pequeño, de pareja del año tenían más bien poco. Pero lo que importaba es que él la hacía sentirse muy a gusto cuando sus brazos la rodeaban. Pero supongo que todo pegó un cambio de repente y ella descubrió que no quería continuar en esa situación durante esa época que estaba atravesando. Eligió pasarse aquella primavera y aquel verano con su mejor amiga sin importarle nada más que divertirse cada fin de semana más. No lo había dudado nunca, estaba mucho mejor sin él. Aunque pronto conoció al que le iba a habitar durante el resto de sus días hasta el día de hoy en sus pensamientos y que de vez en cuando también la rodeaba con sus brazos, conscientemente intento evistar de nuevo entrar en aquella situación, pero inconscientemente ya había entrado aquel cinco de mayo de hace ya dos años. Desde aquel momento había decido que la época de disimular que ella nunca había atravesado, en su vida nunca llegaría; pero ahora ya no está tan segura de ello. Quizá ahora con diecinueve años y que más que nunca le da igual lo que diga la gente, va a tener que empezar a disimular, convertirse en algo que no es, intentar descubrir que es lo que quieres, que es lo que me falta, para encontrarlo, ponérmelo y disimular una parte de mí.. pero a tu lado

No hay comentarios: