jueves, 20 de agosto de 2009

20.

un día más y como viene siendo habitual este verano, llegaba una tarde. una de esas típicas tardes en esta parte del mundo que según dicen se utilizaba para descansar al principio de los tiempos. una tarde nublada, en la que parecía que el sol le estaba pidiendo un hueco a esas nubes que llevaban dos días empeñadas en no dejarle paso. una de esas típicas tardes que invitan a ver una peli en el sillón de un piso semiamueblado con tus mejores amigos, llenándote de comida basura que ayudará a formar futuras curvas. aunque no sepa de que irá esta vez el film sí sé cómo acabará, todos juntos en la terraza de nuestro bar de casi siempre recordando los mejores momentos de la peli y dedícandonos "halagos mutuos" entre nosotros. esperaremos hasta que comience a entrar la noche y las estrellas hagan su aparición. en mi caso el estómago también dirá cuando poner rumbo a casa. intercalaré todo esto con esos pensamientos que me llevan abrumando desde el viernes y a los que poco a poco le seguiré dando peor forma una vez me encuentre acostada en mi cama. una noche más y como viene siendo habitual este año, lo haré sola: yo y mi almohado, que dicho sea de paso, sustituye a tu ratón de ordenador
.
.
.
seguiría esperando el momento

No hay comentarios: