lunes, 17 de agosto de 2009

17.

sabía que lo echaría de menos y ahora estaba segura de que ya lo había echado de menos. pero lo que no tenía claro era por qué quería que apareciese de nuevo. se sentía cansada y harta, pero de repente se sintió confusa. lo peor es que quizás toda la espera y los remordimientos no hayan valido la pena porque habrá sido el alcohol el dueño de aquel mensaje y la cordura la que pronunció aquellas palabras, quitándole el habla y tirando por sus lágrimas. de nuevo en su interior le repitió aquellas dos palabras, esas dos palabras que no fue capaz de escupirle a la cara cuando de verdad lo sintió

No hay comentarios: