domingo, 14 de junio de 2009

catorce.

sí a ti me dirijo ahora, sí tú el que se da por el aludido, te estoy hablando a ti, te lo digo a la cara, así de claro... ¿quieres mirarme? ¿o ni siquiera para escucharme dejas de ser un poco cobarde? por una vez en tu vida sé valiente y, ya que tú no me dices nada, deja que sea yo la que lo haga. y te pido solamente otra cosa, escúchame, aunque sea la primera y la última vez, ¿vale? siempre has estado ahí, rompiéndome la cabeza, pasando de todo lo que yo decía, hacía, pensaba o sentía, todo te dio siempre igual. jugaste conmigo y con mis sentimientos desde que descubrí que estabas ahí y no tuviste ningún pudor ni reparo a la hora de hacerlo. aunque muchas veces puse todo mi empeño en que las cosas no fueran así, te encaprichaste y decidiste por mí mi situación actual. ten en cuenta que nunca te lo perdonaré. una persona como yo tiene dentro grandes sentimientos, ganas de que llegue alguien a quien se lo puedas dar todo, de confiar plenamente en una persona que sientas que es la más especial en tu vida, grandes sueños personales y profesionales por cumplir y muchas más cosas. pero nada, apareciste tú, para quedarte para siempre a mi lado, impidiendo que pueda llevar a cabo muchas de estas cosas, mientras mis ganas van creciendo más y más. pero, ¿de qué me vale que mis ganas crezcan, de que tenga sueños... si tú me estás llevando día a día por un camino lleno de obstáculos por el que tengo que caminar con los ojos cerrados, conociendo además lo que me espera al final? no te di ningún permiso para que hicieras lo que estás haciendo, pero tú lo has hecho, lo haces y lo harás toda mi vida. llegaste sin que me diera cuenta, entraste sin avisar y ya nunca te irás...

maldita conciencia))

No hay comentarios: