lunes, 29 de junio de 2009

29.

Necesitamos saber que todo va a ir bien prácticamente las veinticuatro horas que tiene un día. Cuando preparamos un examen necesitamos tener la seguridad de que vamos a aprobar, no nos preocupa la nota tanto, si alguien nos asegurase que íbamos a aprobar. Cuando vemos que una hermana o un abuelo están enfermos o que en su peor versión ingresan en un hospital, qué fácil sería todo si un médico te da su total confianza en que todo va a salir bien, que no habrá complicaciones, que no quedarán secuelas graves, que se podrá ir a casa totalmente recuperado. Cuando discutes con un amigo y os enfadáis, necesitas qe te digan qe esa amistad volverá, será que antes de la discusión, que no pasa nada, que enfados los tiene todo grupo de amigos y no pasa nada, que son cosas que pasan y se olvidan. O cuando sientes que la relación con tu pareja, sea del tipo que sea, se estropea, se tuerce por momentos y que parece imposible que vuelva a enderezarse. Necesitas a alguien que te diga al oído cada cinco minutos que todo se va a arreglar, que "la primera pelea consolida la relación", que lo mejor son las reconciliaciones, y tópicos basura de estos, que suenan cursis cuando los lees fuera de contexto, pero que en esos momentos son los que hacen que saques fuerzas de donde no las encuentras. Cuando descubres que todo irá bien con total seguridad es cuando por fin respiras tranquilo, cuando sabes que todo, tarde o temprano volverá a la normalidad, que todo seguirá igual de bien, es cuando soportarás todo este tipo de situaciones, que perderán toda su importancia.
Limitémonos a intentar ser felices
:)

No hay comentarios: